Documentos

LOS SIGNOS DE DIOS EN UN TIEMPO DE OSCURIDAD Escrito por P. Pedro Bretzinger

¡Queridos hermanos y hermanas en Cristo!

Antes que nada quiero agradecer las oraciones de ustedes que han acompañado este viaje misionero que está por terminar. En lo siguiente les deseo compartir algunas vivencias de la misión.

La primera etapa del viaje era España. Desde hace más de un año se está formando un grupo en la capital Madrid. Lo que comenzó como algo informal en agosto del 2014, se convirtió en un grupo de la comunidad que durante todo el año se reunía fielmente para orar y meditar la Palabra de Dios. Este año nos fuimos a Ávila por motivo de los 500 años de nacimiento de santa Teresa de Jesús. Aprovechamos la peregrinación para hacer un balance del primer año y nos comprometimos a consolidar el grupo en el lapso del año entrante. La asistencia de algunos jóvenes suscitó la idea de recorrer desde el 7 al 12 de octubre del próximo año una parte del camino a Santiago. Luego de caminar unos 100 Km terminaremos con la celebración de la santa misa en Santiago de Compostela. Se unirán también algunos miembros de la comunidad de Alemania y posiblemente de Suiza. La presencia del entonces nuevo sacerdote Byron y de Samantha, novicia de nuestra comunidad, dará realce a la experiencia. Interesados pueden apuntarse todavía. El programa prevé la celebración diaria de la santa eucaristía, rezo del santo rosario, confesión (a pedido). Será una hermosa experiencia comunitaria. Primero Dios.

El último día antes de partir para Suiza hubo un encuentro particularmente hermoso con monseñor Carlos Osoro que fue nombrado arzobispo de Madrid desde hace algunos meses. Era amigo muy conocido del P. Vidal desde su tiempo de rector del seminario de Santander lo cual me animó llamarlo y pedirle una cita. Se dio en el último momento. Ya era tiempo de acercarse al aeropuerto cuando monseñor llamó confirmando la cita que quisimos tener con él. Acompañado por Gemma, la coordinadora del grupo, y su esposo Fernando nos fuimos a verlo. Monseñor no tenía ningún apuro, con interés evidente escuchó nuestras inquietudes; teníamos la impresión de comprender bien el Sr. Arzobispo el carisma de la comunidad y su disposición de brindarnos todo el apoyo para seguir adelante. Gracias a Dios. Siempre es importante contar con la bendición de los obispos, es garantía que la labor pastoral de la comunidad sea obra de la Iglesia.

La visita de la familia del P. Vidal y de algunas familias ecuatorianas en Vitoria y Pamplona completaba el programa. Un encuentro quisiera mencionar explícitamente, era necesario e incluso urgente el que se realizó: era con el P. Josué, misionero intrépido durante más de 30 años en el Ecuador y antecesor nuestro en la parroquia de N. Sra. Del Cisne de Pedro Vicente Maldonado. El padre dejó hace más de 12 años la parroquia y hasta hoy siente una nostalgia indomable de volver a visitar a su rebaño de antes. Podría hacerse realidad su deseo de retorno, aunque sea por un tiempo, en cuanto los superiores lo determinaran y diese el sr. Obispo de la diócesis su beneplácito. Primero Dios, que se haga Su Santa Voluntad.

El gran “descubrimiento” de este viaje ha sido Suiza. Desde el año pasado el instituto papal “Kirche in Not” solicitó la participación en una misión que comprendía la presentación del proyecto de paz en diferentes parroquias. Dentro de esa misión se dieron unos encuentros providenciales. En una misa en el Ranft, lugar de penitencia y oración del santo hermano Nicolás, asistieron unas personas que desde hace algunos años asisten a esa misa con el deseo de integrarse en la misión de la comunidad. Esta vez había alguien más. Un señor que tenía cierto problema en la casa que le causó dolor de cabeza y le ponía los nervios a punta, ya no aguantaba más, cogió su carro y buscó alivio en el Ranft. Entró en el preciso momento de iniciar la santa misa. El tema fue la acción de paz del santo hermano Nicolás, más allá de las fronteras de Suiza. El mensaje le conmovió al señor y después de la santa misa se acercó y dejó una grande donación para el proyecto de paz, disculpándose todavía de no cargar más dinero y pidiendo que le visitara en la casa. La semana siguiente me hacía presente donde él y me reveló su preocupación. Era dueño de una finca y en su propiedad se pensaba trazar un camino público. El municipio hacía las gestiones correspondientes, sin embargo no de buena manera, se le humillaba queriéndole forzar que firme el documento de asentimiento para el propósito. El buen hombre, viéndose acorralado reaccionó con testarudez, se creó un ambiente de conflicto. Al acusarlo de interesado en el dinero éste aseguraba de no pensar recibir ni un centavo del dinero, más bien cederlo a una causa buena. Y en la misa del Ranft, su decisión fue tomada: el precio de la venta del camino tenía que apoyar el proyecto de paz en El Salvador. Al visitarlo la semana siguiente en su casa, se firmó el acuerdo. Sin embargo, quedaba algo pendiente, la tensión todavía no se disolvió. Rogué al dueño de la casa que me acompañara a ver al alcalde. Primero me quedó mirando, luego aceptó y nos fuimos al municipio. Cuando el alcalde se percató de la índole del proyecto de paz, cambió notablemente y se produjo un contento entre todos. Nos dimos la mano y el proyecto de la paz se benefició de la venta del camino con una donación de tamaño que permite avanzar considerablemente con los trabajos en El Mozote. Sin embargo, más que el dinero, cuenta el deseo de toda la familia de integrarse al grupo de apoyo de ese proyecto.

La semana en Suiza terminaba con la perspectiva de seguir trabajando con “Kirche in Not”, fruto de ello podría ser la publicación de un librito con fotos y explicaciones sobre El Mozote, idea de la Sra. Lucia Wick, encargada de las publicaciones de la institución.

Providencial fue también el encuentro con Nabih Yammin, libanés y coordinador de la preparación de los 600 años del nacimiento del santo hermano Nicolás para la sección francesa de Suiza. Nabih pertenece al directorio de una organización que se llama alianza suiza libanesa que tiene como objetivo trabajar por la paz en el medio oriente.

Al escuchar la descripción del Mozote quedó impresionado y exclamó: “Es exactamente lo mismo que hacemos nosotros en el Lebanon.” Decía: “Lo que tienen ustedes es más elaborado, tiene un mensaje de paz más claro, nos interesa trabajar juntos.” En este momento la alianza suiza libanesa está comprometida en el tema de paz en el Lebanon. El término de la infraestructura para el objetivo se calcula para el año 2017. Es el año jubilar del nacimiento del santo hermano Nicolás bajo cuya custodia se pretende poner el proyecto. Coincide la fecha con los 100 años de nacimiento de monseñor Oscar Romero y la bendición final de nuestro complejo de paz. Existe un gran interés mutuo de trabajar juntos, con intercambios mutuos, no solamente de ideas sino también de personas involucradas en el proyecto.

Un monje libanés, Charbel Makhlouf, con espiritualidad parecida al hermano Nicolás, será otro protector del proyecto en el Libanón, también lo tendremos presente en El Salvador dedicándole una pequeña capillita donde dejaremos unas reliquias de hueso del santo, donados por Nabih Yammin.

Nabih, gran conocedor del Islam, transmitió una visión interesante del tema con facetas nuevas. Habló de una ola de conversión de musulmanes hacia el cristianismo, horrorizados de la violencia de las corrientes fanáticas del Islam. La palabra misericordia es clave para el entendimiento del ser de dios de ellos. En hebreo la palabra misericordia es “rajamín” que se traduce literalmente con “seno materno” aludiendo a las entrañas de ternura y misericordia de una madre y lugar donde la vida es amada y protegida, algo como un paraíso terreno (ante el trasfondo de este significado, que grave el aborto que convierte ese lugar en un infierno). Quién no piensa en este contexto en La Virgen María, en la que esa ternura y bondad resulta perfectamente personificada. De ahí no es casualidad que ella ejerza una grande atracción hacia los musulmanes. Nabih dio el ejemplo de un santuario mariano en Beyrout muy frecuentado por ellos. Casi se impone mirar cierta paralela con el evento guadalupano cuando los aztecas encontraron en la contemplación de su rostro la respuesta a sus aspiraciones más profundas. Una práctica religiosa abrumadora yacía de forma pesada sobre ellos: obligados por sus dioses les incumbió capturar a 20.000 víctimas, arrancándolas el corazón, todavía vivas del pecho, para ofrecerlo con la sangre caliente. La falta de suficientes víctimas fue completada por miembros del propio pueblo. El encuentro con La Virgen de Guadalupe significaba una verdadera liberación. Siete millones se convirtieron a la fe católica.

María es la grande señal de este tiempo, es la madre de todos los hombres, también de los hindúes, de los budistas, de los musulmanes y de los cristianos. Dostojewski decía acerca de su costumbre de contemplar prolongadamente su rostro: “Tengo que hacerlo para no desesperarme del hombre”.

Otro encuentro hermoso fue con la hmna. Ariane, virgen consagrada que lleva una vida contemplativa en el “desierto” de la ciudad de Zürich. De joven misionera pasaba un tiempo en Rusia. Al encontrarse unos días en soledad, sin saber la lengua, sin tener a nadie con quién hablar entró en una iglesia y permanecía largo tiempo junto al Santísimo. Desde ahí se produjo un cambio profundo en su vida y hasta hoy. Hace 9 años logró convencer al párroco de una iglesia en el centro de Zürich de exponer a diario el Santísimo, desde las 9a.m. hasta las 6p.m., bendición tan grande, para tanta gente sedienta de Dios. Llegamos a conocernos con la hermana a través de una filmación de “Kirche in Not” con un mensaje que expresaba, aparte del proyecto de paz, el carisma de nuestra comunidad. La hermana Ariane siente una grande admiración por Mons. Oscar Romero y tiene el deseo de visitar El Salvador siguiendo las huellas del gran arzobispo. Hemos quedado permanecer en contacto. Que Mons. Romero le siga inspirando y quizás acercándole a una misión de paz en su tierra tan herida por la violencia. Primero Dios.

Una visita en la Suiza francesa se encuentra la pequeña ciudad de Porentruit donde vive una señora ecuatoriana casada con un suizo. Mónica Mamie siente el deseo de colaborar en formar un grupo de CS en su casa. Fue la segunda vez que nos encontramos en su casa. Ha sido un encuentro muy hermoso. Algunos jóvenes me tenían una lista de preguntas y pasamos hablando de temas espirituales y pastorales casi en todo el tiempo.

A una hora de distancia de Porentruit se encuentra la ciudad de Basel. Allí vive una familia de San Miguel, Pablo Avelar y Mónica Trutz. Tienen dos hijos. Desde hace 4 años viven en Suiza. Pablo está buscando trabajo. Es muy difícil y veces decae el ánimo. El último día en Suiza pernocté en su casa y me percaté de lo difícil que lo han tenido en su tierra. Tenían un negocito de ropa cuando se fijaron en ellos los maras y exigían primero 100 dólares, luego 500 dólares al mes. Al no encontrarse en condiciones y ver sus vidas en peligro abandonaron de la noche a la mañana el país, esperando de encontrar mejores condiciones lejos de su patria, siquiera en el tema de la seguridad. Fue mi preocupación ponerles en contacto con personas de la comunidad para darles respaldo en su difícil situación. La familia es de profunda fe. Dejé una imagen de la Virgen Reina de la Paz para qué puedan invitar a otras personas rezando el santo rosario en su casa.

Uno de los propósitos más audaces y ambiciosos lo tiene un gran amigo y hermano sacerdote: el P. Josef Hochenauer. Se trata de la fundación de un Carmel en el Allgäu. No obstante su edad (el P. Josef ya va por los 83) las cosas se van concretizando. El terreno ya está en vista, los contactos de quienes pueden ayudar en la introducción de las hermanas en Alemania ya existen, la plantita tierna está ya creciendo, falta mucha oración a que se realice el sueño, no solamente del padre sino de muchas personas que le acompañan y no por último de la misma población que, lo sepa o no, será la primera beneficiaria de este lugar de oración.

En Alemania, las actividades de siempre: peregrinación de la comunidad de oración, peregrinación con otro grupo a Medjugorje, ejercicios espirituales con miembros de la comunidad, el encuentro anual, las visitas de las organizaciones de ayuda a las que se debe rendir cuentas y agradecer lo recibido. Y también pude hablar con los señores arzobispo y obispo auxiliar de Friburgo. Además visitas de los grupos de oración, de familias….y Falta de tiempo para otras cosas más que eran de hacer.

Y mientras tanto, la ola de refugiados no termina, es un verdadero drama. Existe cierta apertura de parte del gros de la población, sin embargo hay preocupación, hay miedo, antes que nada por la incompatibilidad de convicciones religiosas y culturales. Nadie sabe hacia dónde. Sobre la necesidad de ayudar no cabe duda, la pregunta es cómo hacerlo? Cómo evitar a que la incursión de semejante cantidad de personas no haga colapsar las infraestructuras existentes con lo cual no se ayudaría ni a los unos ni a los otros.

No existen recetas, los partidarios a favor y en contra aducen argumentos y todos pueden tener su razón. Mientras tanto la gente que sufre reclama respuestas y habrá que darlas, posiblemente sean imperfectas, entonces habrá que mejorarlas, desde la reflexión y la experiencia.

Que el Señor nos ilumine en acertar en lo que hay que hacer desde la fe y encuentre una cristiandad capaz de reflejar el rostro verdadero de Cristo ante los hombres, es la parte que incumbe particularmente a nosotros, seguidores de Cristo e hijos de la Iglesia. Confiemos en que el Señor y María Santísima no nos abandonarán en esos momentos difíciles. Dios siempre nos tiene sorpresas.

Miremos con esperanza los signos de su presencia, son contundentes, seamos sus testigos.

Para eso los bendiga el Señor, Dios todopoderoso, el padre, el Hijo y el Espíritu Santo.
Con María y todos los ángeles y santos.